Desde San Salvador, el turista puede organizar un viaje que le permita visitar, en un sólo día, Joya de Cerén, San Andrés y Tazumal.

Todas las agencias de viajes del mundo maya disponen de información detallada sobre las conexiones aéreas necesarias para llegar a San Salvador desde cualquiera de los cinco países donde se asentó la civilización maya, y de ahí trasladarse a las zonas arqueológicas.

Por tierra hay dos vías principales de acceso: la carretera Panamericana, que se extiende entre El Jobo, en la frontera con Guatemala, y El Amatito, en la frontera con Honduras; y la carretera del Litoral, que va de la Hachadura, en la frontera con Guatemala, hasta La Unión, en la frontera con Honduras.

Como un complemento de las excursiones arqueológicas, los viajeros pueden conocer el lago de Coatepeque, pasar frente al humeante volcán de Izalco, en el Cerro Verde, y además, apreciar la variada y multicolor artesanía salvadoreña.

Especial “El legado maya, las zonas arqueológicas de El Salvador”:

HOY LATINO NOTICIAS.

MÁS HISTORIAS LATINAS: