Un instante con la guacamaya verde (Ara militaris)

Grupo de tres Guacamayas sobre un tronco seco con bosque al fondo
Grupo de guacamayas verdes (Ara militaris), vereda Tierra Grata. Foto: Jose Luis Ropero.

Caminar por los bosques de Manaure, en el Perijá cesarense, es deleitarse con el espectáculo de su biodiversidad y maravillarse de cómo en este territorio se resguardan criaturas que en muchos otros lugares han visto su hábitat tristemente desaparecer, uno de esos casos es el de la guacamaya verde, denominada científicamente Ara militaris, la cual se encuentra diagnosticada en el libro rojo de aves de Colombia bajo la categoría de vulnerable, por la pérdida de los bosques secos en el valle del magdalena y el pie de monte de la cordillera oriental colombiana, situación que la ubica en un alto riesgo de extinción.

En la actualidad poblaciones importantes de la especie se conservan en el Magdalena medio y la Serranía del Perijá, en esta última región es particularmente destacado el valle del río Manaure, donde los pajareros del Cesar podemos llegar a avistar grandes bandadas de hasta 50 individuos y siempre escuchamos sus estridentes vocalizaciones emitidas al vuelo o desde altas ceibas y caracolíes, donde suelen posarse y reventar en algarabía al amanecer.

Llamado de la guacamaya verde (Ara militaris). Biblioteca Macaulay, Universidad de Cornell (EE. UU).

Físicamente, el ave se caracteriza por el plumaje verde que cubre todo su cuerpo, con bordes azules en las alas y cola, un fuerte pico negro y una gran frente roja, todo lo cual la hace bastante distinta de otras especies de guacamayas que pueden habitar en su misma área. Se distribuye por el trópico americano, con poblaciones aisladas en los valles interandinos de Bolivia, Perú, Ecuador, Colombia, el norte de Venezuela y algunos grupos en la Sierra Madre mexicana. Su vocalización es bastante simple, pero frecuente y potente, mientras está al vuelo puede ejecutar su llamado lentamente y repetirlo dos o tres veces en el lapso de cinco segundos. Es una especie monógama, que pone dos o tres huevos en cada temporada de anidación, las crías suelen permanecer cerca de un año en el nido y en su edad adulta puede superar los 70 cm de longitud (de la cabeza a la cola) y más de 1 kg de peso.

Guacamaya posada sobre un tronco seco con bosque al fondo
Guacamaya verde (Ara militaris), vereda Tierra Grata. foto: Jose Luis Ropero.

Durante el Conteo Navideño de Aves 2020, la guacamaya verde nos regaló las grandiosas vistas que podemos apreciar en las fotografías que ilustran esta nota, durante nuestro recorrido por la vereda Tierra Grata, en las cercanías del municipio de Manaure, comunidad rural fundada en el año 2016 gracias a los acuerdos de paz y que hoy da grandes pasos hacia la reconciliación y el cese de la violencia en Colombia.

El Conteo Navideño de Aves es una tradición de 120 años, liderada por la Asociación Adubon de Estados Unidos y extendida a todos los países americanos, los pajareros del Cesar nos hemos sumado en los últimos cuatro años con resultados destacados para el conocimiento de las aves y la promoción del birding como ejercicio para el disfrute del tiempo libre y la conservación ambiental; en Colombia esta actividad está dirigida desde la temporada 2020 por la Asociación Colombiana de Ornitología en asocio con la Asociación Bogotana de Ornitología, además, existen grupos de voluntarios regionales encargados de darle impulso a la actividad y compilar los datos obtenidos cada temporada, entre los cuales se cuenta la participación de este servidor.

Christmas Bird Count Colombia circles
Círculos del Conteo Navideño de Aves Audubon 2019, en el departamento del Cesar.

Si quieres ser voluntario de los conteos navideños de aves en el Departamento del Cesar, así como de otras actividades comunitarias de birding y observación de naturaleza como el Global Big Day o simplemente salir a pajarear y disfrutar de la vida silvestre puedes contactarnos al email: turismo@roperoaventuras.com.

JOSE LUIS ROPERO.

Si lo deseas puedes apoyar nuestra campaña ecologista PROYECTO ECOJUGANDO con una donación voluntaria en este enlace: DONACIONES. O puedes adquirir una membresía en nuestro club local de pajareros y observadores de naturaleza aquí: MEMBRESÍA.

Por Jose Luis Ropero

Guía de aviturismo residente en Valledupar, Colombia. Autor del blog roperoaventuras.com y fundador de la comunidad ecologista Proyecto Ecojugando.

5 comentarios

  1. Maravilloso, José Luis. La nostalgia mía por esta ave, es por dos entornos: cuando de niño eran familiares alrededor de la vivienda de la finca de mi abuela, en la Serranía del Perijá, por la Sierra de Urumita; pero me persiguen, ahora las tengo plasmada en un Acordeón dos hileras; nuestros Juglares al ver el instrumento HOHNER, para no enredarse con nombres extraños, lo renombraron como GUACAMAYO, y en el Museo, es de lo más atractivo de los instrumentos.
    Éxitos, en este nuevo año.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s