A finales de los años sesenta, los pescadores y marineros del mar Caspio, al sur de la URSS, contemplaron numerosas veces, asombrados, un extraño vehículo que con la misma facilidad con que surcaba las olas volaba sobre el mar. De gran tamaño, parecía un híbrido de avión y barco. Algunos lo vieron reposando sobre la playa, con las fauces abiertas como un dragón, y muy pronto fue conocido como el monstruo del Caspio, aunque su verdadero nombre era el de ekranoplano, derivado del nombre que el “efecto suelo” recibe en ruso ecraniy effect.

Era un vehículo revolucionario, que combinaba las mejores cualidades de los overcraft (aerodeslizadores) y de los aviones. Ideado y proyectado por el ingeniero Rastolav Alexeyev, director de la Oficina Central de Diseño (CKB son sus iniciales en Ruso) de Embarcaciones e Hidroalas Alexeyeb, el monstruo tenía 92 m d eslora, 36 m de envergadura, 22 de altura y pesaba 540 toneladas.

Demasiado grande para pasar inadvertido a los satélites espías, en 1971 ya era conocido por la CIA, que desde entonces siguió sus progresos con preocupación. No era para menos. En los años 80, Alexeyeb diseñó el Orlyonok, un aparato más pequeño, destinado al transporte de tropas, y poco después la entonces poderosa Armada Roja contaba con los servicios del Lun, del que se sabe que puede transportar centenares de infantes y dos carros de combate a más de 400 km/h y a 2000 km de distancia… y que sus tubos lanzamisiles admiten cargas convencionales, químicas y nucleares.

Si a ello añadimos que, al moverse a una altura de cuatro a metros sobre la superficie, resultaba prácticamente indetectable para el radar, y que le bastaba con aumentar la potencia de sus motores para subir a 300 m, salvar obstáculos y descargar su peligrosa mercancía tierra adentro, se entiende que haya sido considerado como el vehículo ideal de desembarco anfibio.

Basados en el “efecto de superficie” o “efecto suelo”, que todos los pilotos de aviones o helicopteros conocen, toda la gama de vehículos ekranoplanos puede “tomar superficie” en cualquier punto de su trayectoria, sobre el mar o sobre terreno llano.

Diseño de ekranoplano experimental de la clase Orlan.

Un medio de transporte extraño, pero barato y veloz

Gracias a ello, consume mucho menos que un avión del mismo tamaño que vuele a igual velocidad y, sobre todo, no necesita aeropuertos, puertos ni cualquier otra instalación fija para despegar, cargar o descargar: en el modelo de ekranoplano Orolyonok, los vehículos acceden a la bodega y salen de ella por sus propios medios, dada su escasa altura.

Tras la disolución de la Unión Soviética, Rusia se vio obligada a buscar alternativas económicas para continuar el desarrollo de tecnología militar. Entonces el CKB Alexeyeb se vio en la necesidad de utilizar las ventajas de los ekranoplanos para aplicaciones civiles, como medio de transporte interinsular económico, cómodo y veloz, llegando incluso a desarrollar una versión de turismo, el Strizh, un pequeño biplaza.

Los ingenieros rusos, tratando de atraer al capital internacional para poder seguir comercializando sus productos, proponen variantes de vigilancia de fronteras y de salvamento, llegado a organizar paseos en ekranoplano.

Actualmente sólo están activos tres de los ekranoplanos A-90 Orlyonok originales, los cuales permanecen en una base naval del Mar Caspio, cerca de la ciudad de Kaspiysk. Sin embargo el proyecto logró llamar la atención de otras potencias para aprovechar sus ventajas en las esferas civil y militar; en China, Irán y Estados Unidos hay varios modelos en desarrollo basados en el ekranoplano soviético, como lo es el Proyecto Pelican del constructor aeronáutico Boeing.

El efecto de superficie

El efecto suelo o efecto de superficie, se produce al despegar y aterrizar, o cuando un helicóptero se mantiene en vuelo estacionario cerca del suelo: bajo el ala o los rotores se crea un colchón dinámico de aire que aumenta considerablemente la sustentación. El ekranoplano utiliza motores de reacción o turbohélices, pivotantes en algunos casos, para crear el colchón de aire directamente bajo las alas.

Algunos modelos disponen de motores de despegue para el soplado de las alas, que luego apagan para moverse únicamente con los motores de crucero.

HOY LATINO NOTICIAS.