La falacia del “pare de sufrir” o evangelio de la prosperidad

Ilustracion fotomontaje del evangelio de la prosperidad

Por: José Ceferino Nieves. Este es el eslogan de muchas iglesias, que venden a su feligresía la abundancia financiera, el confort, y la felicidad. ¿No sé si se acuerden de cómo murió nuestro redentor? ¿No sé, qué les hace pensar, que el hecho de poder pertenecer a una religión, estarán exentos del sufrimiento?

Jesús no ha prometido nada de eso. El sólo nos ha regalado una promesa: el Señor avanzará ante ti. Él estará contigo, no te dejará ni te abandonará. No temas ni te acobardes, Deuteronomio 31,8.

Les haré un recuento de cómo murió Jesús y sus doce apóstoles.

Jesús: fue abofeteado, maltratado, fueteado, empujado, sangrado, chuzado y sacrificado. Murió desangrado y deshidratado. Le violaron su derecho a la defensa. Nunca fue escuchado y no presentó testigos para su defensa. En otras palabras, le violaron el debido proceso. ¿Cómo murieron los apóstoles?

Simón Pedro: después de pasar por múltiples juicios en Roma, fue crucificado. Pero, al sentirse indigno de serlo de la misma manera que su Salvador, pidió ser crucificado boca abajo, en una cruz invertida.

Andrés (hermano de Pedro): fue azotado y luego, atado a una cruz con el fin de que sufriera por un tiempo más largo, antes de morir. Andrés vivió durante dos días mientras predicaba a los que pasaban alrededor de su martirio.

Juan el Revelador (también Juan el Amado): murió por causas naturales en la Isla de Patmos, donde vivió en exilio.

Santiago (hermano de Juan): por aquel tiempo el rey Herodes emprendió una persecución contra algunos miembros de la Iglesia. Hizo degollar a Santiago, hermano de Juan, Hechos 12, 1-2.

Bartolomé (también conocido como Natanael): se conoce muy poco sobre la muerte de Bartolomé. Algunas fuentes simplemente afirman que fue martirizado, mientras otras señalan que fue despellejado vivo y decapitado. Una fuente dice que fue “desollado con cuchillos.”

Felipe: las personas no parecen coincidir sobre las circunstancias de la muerte de este miembro de los doce apóstoles, Felipe. Una fuente afirma que fue ahorcado hasta morir. Otra, dice que Felipe fue crucificado durante su ministerio en Egipto. Las personas no eran grandes seguidores de los misioneros cristianos en ese entonces.

Tomás: todas las fuentes que pude encontrar sobre la muerte de Tomás, afirman que fue apuñalado con una lanza en algún lugar, durante su ministerio en la India.

Mateo (el recolector de impuestos): se convirtió en misionero y fue arrestado en Etiopía. En ese lugar, fue apedreado o atravesado con lanzas y luego, decapitado.

Santiago (no el hermano de Juan): sobre él se conocen cuatro teorías. 1. Fue crucificado durante su ministerio en Egipto. 2. Murió como mártir y su cuerpo fue cortado en pedazos. 3. A una edad avanzada fue golpeado, apedreado y finalmente asesinado con el golpe de un garrote en la cabeza. 4. Estaba predicando sobre un muro cuando líderes religiosos judíos decidieron empujarlo, aparentemente sobrevivió, por eso, de manera similar a la teoría tres sobre cómo murió este apóstol, lo apedrearon y golpearon con un garrote hasta la muerte.

Judas (no te confundas con Judas Iscariote): según la Iglesia Ortodoxa en América, Judas estaba en Armenia cuando fue crucificado y atravesado por flechas, aproximadamente 45 años después de la muerte de Cristo.

Simón el zelote (no Simón Pedro): teoría 1, murió pacíficamente en Édessa, que ahora se encuentra en algún lugar de la actual Turquía. Teoría 2, el Cananita, murió en Édessa, pero fue crucificado. Una muerte menos pacífica que en nuestra primera teoría. Teoría 3, era misionero en África y luego, en Inglaterra, donde fue crucificado aproximadamente en el 74 d.C.

Judas Iscariote: entonces Judas, el traidor, viendo que lo habían condenado, se arrepintió y devolvió las treinta monedas a los sumos sacerdotes y ancianos, diciendo “He pecado entregando a un inocente a la muerte. Le contestaron: Y a nosotros, ¿Qué?. Eso es problema tuyo. Arrojó el dinero en el santuario, se fue y se ahorcó”, Mateo 27: 3–5.

¿Qué te hace pensar, que si eres seguidor de Jesús, vas a tener una vida bacana, sin persecución, y sin sufrimiento? ¿Qué te hace pensar, que conociendo toda la historia de sufrimiento por la que pasaron los seguidores de Jesús, en el discurrir de su existencia, la tuya va a ser chévere?

¿Considero que los promotores del “pare de sufrir” están un poco desenfocados, no? Piénsenlo bien, déjense de estar vendiéndole falsas expectativas de vida a la gente. Para llegar a la santidad, primero hay que pasar por la cruz.

Felices los que son perseguidos por causa del bien, porque de ellos es el Reino de los cielos. Dichosos ustedes cuando por causa mía los maldigan, los persigan y les levanten toda clase de calumnias.
Alégrense y muéstrense contentos, porque será grande la recompensa que recibirán en el cielo. Pues bien saben que así trataron a los profetas que hubo antes de ustedes, Mateo 5, 10 – 12.

JOSÉ CEFERINO NIEVES.

El autor es administrador de empresas y escritor oriundo de Codazzi (Cesar), hombre polifacético, experto en emprendimiento y marketing político. Dirige la ONG Fundación Futuro del Campo. Para asesorías y adquirir sus libros puede contactarlo al WhatsApp +573157258790.

Por Selecciones

Selecciones de prensa y colaboraciones.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s