El Presidente de Madagascar Andry Rajoelina, ha denunciado esta semana que funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ofrecieron a su gobierno la suma de USD $20.000.000, para que permitiera a esta dependencia de la ONU manipular la terapia contra el COVID-19 desarrollada por la industria médica de la nación africana. Los científicos de Madagascar desarrollaron “COVID Organics” un tratamiento a partir de la hierba de artemisa, el cual ha demostrado altas tasas de efectividad. La artemisa es una planta utilizada tradicionalmente en el país para combatir casos de malaria.

A través de la cadena France 24 News, el Presidente afirmó que la única razón por la cual la ciencia occidental ha rehusado tomar con seriedad y respeto la cura herbal Covid Organics, es porque proviene de África y es sencilla de producir.

“Yo creo que el problema es porque viene de África, si la cura hubiera venido de un país europeo la comunidad internacional no pondría ningún manto de duda y la OMS no intentaría apropiarse de ella”.

Anuncios

Con estas declaraciones el Presidente Rajoelina se suma ha otros líderes mundiales que han expresado su rechazo al papel que la OMS ha desempeñado en medio de la mayor emergencia sanitaria que conoce la humanidad moderna.

Hace algunas semanas el Presidente Donald Trump suspendió los aportes económicos de su nación a la OMS, mientras que los gobiernos de Burundi y Tanzania han procedido a expulsar los funcionarios de esta dependencia de la ONU.

CABILDO NACIONAL NOTICIAS.